Sobre nosotros

Mi historia comienza como muchas otras historias, con un café con una amiga. Allá por 2017, mi amiga Silvia quería un regalo especial para la nieta de su pareja y me dijo: escribe tú.

Soy Susana Bokobo, fundadora de Bokobokids Village.

Mi historia comienza, como tantas otras, con un café con una amiga. Allá por 2017, mi amiga Silvia quería un regalo especial para la nieta de su pareja, y me dijo: “Escribe tú. Escribe una historia al respecto. Había publicado mi primera novela, pero escribir una historia era diferente. Acepté el desafío, me documenté, estudié, le pedí que me contara las cualidades de esta niña y así nació la primera historia. Pero el regalo no podía ser sólo un texto de computadora, así que busqué un ilustrador, una imprenta y ¡ta-chán! ¡Silvia estaba encantada y la niña también! Me gustó tanto la experiencia que escribí muchas más historias para los hijos, hijas y sobrinos de amigos.

Quizás te preguntes qué tiene esto que ver con Bokobokids. Un poco de paciencia. Todas las buenas historias toman tiempo. Unos meses antes de la pandemia, había creado Bokobo Art, una comunidad de artistas emergentes para ayudarnos con nuestros proyectos creativos. Y llegó la pandemia. La plataforma quebró. Pero ocurrió la magia. Muchos de los miembros del equipo tenían niños pequeños y estaban aburridos de perder el tiempo buscando en Internet entretenimiento educativo para sus hijos. Nació Bokobokids. Puse todas las historias –las mías y las de mi hermano Pol– en formato digital, añadimos audios y vídeos y creamos una membresía. Creamos un espacio seguro para niños y niñas, con cuentos para leer, audios y videos de actividades divertidas y educativas que despertarían su creatividad y los sacarían de la pantalla. Con Bokobokids quedamos finalistas en el concurso 50+emprende, entre más de 400 proyectos. Teníamos unas 2.000 visitas al mes y unos 50 miembros… pero algo no funcionaba. Cuando terminó el 'confinamiento', nadie quería pantallas, especialmente para sus hijos.

Cuando terminó el encierro, tuve mi momento de despertar. Comencé a explorar mi identidad como africana en Europa con un mentor y a mejorar mis habilidades estratégicas y empresariales con un programa. La semilla que tenía dentro de mí de repente comenzó a germinar, llenando todo mi cuerpo y explotando en forma de depresión. Me di cuenta de que estaba viviendo una doble vida. Sí, fuera yo era abogado, doctor en derecho tributario y brillante trayectoria profesional: catedrático de universidad, consultor del Instituto de Estudios Fiscales de España, abogado del Tribunal Supremo de España, subdirector de una gran multinacional, gracias a lo cual he estado y trabajado para la ONU, el FMI y la OCDE. He viajado y conocido gente de los cinco continentes. Y por dentro solo quería crear, tener mi propio proyecto, ayudar a hacer del mundo un lugar mejor. Y comencé a compaginar mi carrera profesional súper exigente con mi otro yo. De ahí la novela, los cuentos, Bokobo Art, Bokobo Foundation, Bokobo Academy y Bokobokids.

Mientras tanto, comencé a investigar mi identidad como africana en España con una mentora, Sissi Johnson, y a mejorar mis habilidades estratégicas y emprendedoras con el programa Power Plan de Rubén Turienzo.

Y apareció Reina-Flor. Ella me contactó en LinkedIn. Y me contó su historia: cuatro veces olímpica, diez veces campeona de Francia en vallas, una de las mejores atletas francesas. Cuando se jubiló, estudió marketing y comunicación y comenzó a asesorar a niños deportistas. Su historia es de lucha, perseverancia, éxitos y fracasos, pero, sobre todo, una historia de esperanza. Con Reina Flor volví a confrontar mis raíces. De las miles de conversaciones que tuvimos surgió la idea de que Bokobokids no podía ser una plataforma de narración cualquiera sino una plataforma de narración para poner en valor la herencia africana y el orgullo de pertenecer a ese hermoso continente.

Por nuestra propia experiencia y nuestra investigación, nos dimos cuenta de que existe un deseo y una necesidad ardientes de que los afrodescendientes cambien la narrativa, y también nos dimos cuenta de que existe una enorme falta de conocimiento sobre todo lo africano, especialmente en Europa. Esta narrativa negativa y despectiva que hace que nuestros hijos rechacen todo lo que viene de este continente como inferior, incluso ellos mismos, sus cuerpos y la forma de pensar “africana”. Además, Reina Flor, con toda su experiencia como deportista de alto nivel, ha desarrollado un programa de salud holística para niños deportistas basado en 5 pilares: físico, mental, nutricional, creatividad y abundancia. Hemos incorporado estos 5 pilares en Bokobokids.

Reina un día dijo: tienes que conocer a Wakanyi. Nos conocimos y nuestras almas se conectaron al instante.

Wakanyi es autor de cuentos, académico, experto en sabiduría antigua, especialmente en sabiduría antigua africana, y estudioso del concepto Ubuntu, yo soy porque tú lo eres. Un concepto humanista que existe en diferentes formas en todas las culturas ancestrales, pero el término que ha penetrado en la corriente principal tiene su origen en Sudáfrica. Wakanyi ha pasado la mitad de su vida en África y la otra mitad en diferentes partes del mundo, es una mujer global. Cuando le contamos a Wakanyi sobre Bokobokids se enamoró del proyecto, porque además estaba absolutamente alineado con su proyecto de vida: los cuentos populares africanos, que consiste en recoger esas historias de la tradición oral y traerlas al presente para construir un futuro mejor.

Con Wakanyi, Bokobokids no sólo cuenta historias “africanas”, Bokobokids se convierte en un narrador al estilo africano, recopilamos las historias de nuestros antepasados y las adaptamos a nuestro tiempo. Estas historias destilan sabiduría, la sabiduría de Ubuntu en la práctica.

Si nuestra esencia es la sabiduría oral, no podríamos quedarnos en una plataforma online. Ni nosotros ni nuestro pueblo pudimos ni quisimos. Empezamos tímidamente a realizar eventos junto con el “huracán” Ioanna en Ginebra y ahora tenemos eventos en 5 países y seguimos aumentando. Y así nació nuestro concepto Village.

Más personas, más almas y más corazones se han sumado al equipo: Juan Carlos y su equipo de Climbspot en España, nuestros primeros inversores que nos ayudan con el MVP y organizan todos nuestros procesos internos; Phoebe, de Surinam, nuestra joven graduada en finanzas con un corazón generoso y una mente maravillosamente organizada y creativa al mismo tiempo, vive en Holanda; Thandeka, de Sudáfrica, un alma pura residente en Holanda que acaba de tener nuestro primer bebé Bokobokids, ambientalista, amante de las redes y creadora de contenidos; Esther en Suecia, nuestra embajadora en Escandinavia; Gerard, nuestro informático en Francia y Leroy, director creativo y de logística para eventos de The African Designer entre Holanda y el Reino Unido; nuestra Vera más joven que está estudiando secundaria en Japón, creadora de Boki.

¿Quieres unirte a nosotros? Contáctanos y sé parte de esta familia global.

compartir es amor